En un apoyo a la población que sufre de estrés y tristeza a causa de los terremotos que afectaron a México, la explanada de Rectoría de la UNAM será un espacio al aire libre para la práctica del taichí, con lo cual inicia una serie de actividades físicas que brinda la Máxima Casa de Estudios a la sociedad que puede verse afectada emocional y mentalmente después de los sismos.

De acuerdo a lo informado por la UNAM, el profesor Sean Dillon fue el encargado de impartir una clase abierta de esta disciplina milenaria de origen chino, considerada una actividad física de bajo impacto que busca el equilibrio interior a través de movimientos coordinados, diferentes posturas y trabajo de respiración.

“La clase de hoy particularmente fue de Tai Chi y QiGong para la salud y la longevidad, encaminada a la relajación física y mental. Lo que pretendemos en este momento es restablecer la calma interior por medio de esta técnica”.

Durante esta semana, universitarios y no universitarios podrán acudir a la explanada de Rectoría a partir de las 9:00 de la mañana a tomar clases de Tai Chi, y a las 10:15 a ejercicios de yoga.

Para todos los interesados, lo único que se solicita es presentarse con ropa cómoda y un tapete.

 

Fuente e imagen UNAM

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here