Con base a investigaciones que indican que un atleta con alto nivel de optimismo persistirá hasta lograr su objetivo final, psicólogos de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE), investigan el grado de esta actitud y estado emocional entre deportistas, entre ellos practicantes de artes marciales y entrenadores mexicanos.

Aunque muchas veces se menciona el ‘optimismo’ como un factor determinante para lograr objetivos positivos, pocas ocasiones  ha sido un tema abordado seriamente o como pieza clave en el desempeño deportivo en México.

Académicamente, en su versión web el diccionario de la Real Academia Española, define la palabra ‘optimismo’ de dos maneras:

  1. Propensión a ver y juzgar las cosas en su aspecto más favorable.

  2. Fil. Doctrina que atribuye al universo la mayor perfección posible.

Por su parte, la página especializada Guía de Psicología, señala:

“El optimismo es una cuestión de carácter, una forma ser y de percibir el mundo que se adquiere con la experiencia, cualquiera que haya sido”.

“No se nace optimista, sino que se decide ser optimista desde las vivencias que se hayan tenido, tanto buenas como de las otras, cuando se tiene la capacidad de ver el lado bueno que tienen todas las cosas y cuando se está dispuesto a ir siempre hacia delante con confianza y sin miedo, a pesar de los contratiempos”.

En esta línea y de acuerdo a la CONADE, dentro de las nuevas líneas de estudio de la psicología del deporte, el optimismo se estudia en los últimos años con especial atención en sus diferentes contextos, siendo uno de ellos la estrecha relación que existe entre el optimismo y el rendimiento en deportistas.

De acuerdo a la Coordinadora de Psicología Deportiva del Fondo para el Deporte de Alto Rendimiento (FODEPAR) de la CONADE, Paulina Sánchez García, el optimismo es una variable psicológica que puede estudiarse como un factor de la propia personalidad o como una variable aprendida social y culturalmente, según el contexto de formación en el cual se ha desarrollado un deportista.

La especialista que también es coordinadora de la Unidad de Psicología del Centro Nacional de Desarrollo de Talentos Deportivos y Alto Rendimiento (CNAR), indicó que actualmente hay estudios serios y formales sobre el optimismo y el deporte de alto rendimiento.

“Esta variable se incorpora al discurso actual del deporte, desde los trabajos de psicología positiva de Martin Seligman, y se complementa con diversos autores que hoy en día investigan esta variable psicológica, tanto en atletas juveniles como en deportistas del más alto rendimiento”.

El optimismo, se puede entender como la postura psicológica de los deportistas para destacar los aspectos más positivos de su realidad, de su nivel de entrenamiento e incluso de los posibles rendimientos que puede alcanzar en competencias futuras.

Diversas investigaciones, señala, han demostrado que un deportista con expectativas altas (alto nivel de optimismo) mantendrá el esfuerzo y persistirá hasta lograr su objetivo final sin importar las condiciones que tenga que enfrentar.

Optimismo en atletas mexicanos

Por esta razón, informó CONADE, desde hace unos meses la Unidad de Psicología CONADE – CNAR inició un proceso de investigación sobre esta variable en atletas mexicanos, la que se desarrollará en dos etapas:

1.- Estudio de la variable para caracterizar el nivel de optimismo de los atletas mexicanos.

2.- Desarrollo de un programa nacional para beneficiar la variable de optimismo en deportistas y entrenadores.

“Este proceso será a largo y mediano plazo y está orientado a beneficiar el perfil psicológico de la delegación mexicana que participará en los próximos Juegos Centroamericanos de Barranquilla 2018”, resaltó Paulina Sánchez.

Recomendaciones para desarrollar el optimismo

Por último, la especialista señaló algunas recomendaciones para los atletas que quieran desarrollar el optimismo en su carrera deportiva:

Aprende a identificar los aspectos positivos de las experiencias que vives y dale más peso a los aspectos positivos que a los negativos.

Identifica que tanto logras mantener tu diálogo interior positivo durante los momentos de competencia que son exigentes para ti, e intenta mejorar en mantenerlo así durante toda tu competencia.

Practica ejercicios de conciencia plena para aprender a vivir en el presente, más que en el pasado o en el futuro.

Aprende a mantener un estado anímico que te permita disfrutar los eventos competitivos más que sufrirlos.

Cuida tu lenguaje corporal, aprende a expresar seguridad y liderazgo con tu cuerpo, eso también lo notarán tus rivales.

 

 

 

Con información de CONADE, Real Academia Española y la Guía de Psicología.

En la imagen: Nely Miranda (izq. ) y María del Rosario Espinoza (der.), cortesía CONADE.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here