Los pescados y mariscos son una riquísima fuente de nutrientes, gracias sus  proteínas, vitaminas, minerales y ácidos grasos, por lo que su consumo debe ser casi obligado en la dieta de todo practicante de artes marciales y deportista, siempre y cuando se tenga la seguridad de que se encuentran en perfecto estado.

Sin embargo, no siempre se tiene la certeza de que el producto a consumir cuenta con las características para aprovechar todas sus propiedades, por lo que siempre es necesaria información básica para identificar un alimento fresco o que ya está en estado de descomposición y que podrían provocar graves consecuencias.

Para poder aprovechar al 100% todo el zinc, el calcio, hierro y los ácidos grasos Omega-3, benéficos para el corazón, además del bajo contenido calórico que oscila de 70-80 Kcal por 100 gramos en los pescados magros, y de 120-200 Kcal por 100 gramos en los grasos o azules, siempre es importante cualquier tipo de medida e información para aprovechar toda la riqueza que tiene México.

De acuerdo a las recomendaciones dadas a conocer por la Secretaría de Salud de la Ciudad de México (SEDESA-CDMX), entre las medidas que deben observarse en productos del mar, se encuentran en hecho de que la carne de pescado debe ser firme y no sumirse al oprimirlo.

Asimismo, las escamas tienen que estar bien adheridas al pescado; no apestar o con olores desagradables, sino tener un olor agradable y fresco; las agallas de color rosado o rojizo; los ojos saltones, brillantes y transparentes; además de que su consumo debe ser en establecimientos que cuenten con óptimas medidas de higiene.

Junto con las recomendaciones, la SEDESA-CDMX implementó un operativo de vigilancia sanitaria en mercados de la capital, a fin de sensibilizar a locatarios y consumidores sobre la importancia de medidas de higiene en la venta, preparación y compra de productos de mar.

Para ello, realizó un recorrido en mercados y expendios de la capital para verificar el buen estado, mismo que dio inicio en el mercado de San Pedro de Los Pinos, Benito Juárez, donde José Jesús Trujillo Gutiérrez, Director de la Agencia de Protección Sanitaria (APS), acudió en representación de Armando Ahued Ortega, titular de SEDESA-CDMX.

Lo anterior, fue para llevar a cabo toma y análisis de muestras de alimentos marinos crudos y cocidos, a fin de verificar el estado de conservación y detectar posibles lugares que no cuenten con medidas básicas de higiene.

Estas muestras tienen el objetivo de identificar o descartar la posible presencia de microorganismos patógenos e indicadores de higiene, y de ser el caso, incautar los alimentos contaminados para evitar que la población los consuma.

El director de la APS señaló que entre las acciones también se distribuyen materiales informativos como carteles y volantes donde se explican recomendaciones de cómo identificar que los productos se encuentran en buen estado de conservación.

Cabe hacer mención que según la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (CONAPESCA), de febrero a abril se pesca en los litorales mexicanos más de 100 especies comestibles de pescados y mariscos, tales como cintilla, conejo, lebrancha, jurel, cojinuda, besugo, sierra, peto, cazón bandera, trucha, bagre, carpa, jolote, lobina negra y mojarra.

 

 

Fuentes:

Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación y SEDESA-CDMX.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here