Las artes marciales son una forma de entrenar la mente, el cuerpo y el espíritu, pero no por eso deben ser aburridas, menos en el caso de la práctica para niñas y niños, donde debe tenerse consideración que tienen mayor energía, misma que a veces rebasa a la de los mismos maestros.

No es necesario que los infantes conozcan todos los beneficios que aportan las disciplinas, es la mamá y el papá quienes deben tener plena conciencia de los beneficios que tendrán sus hijas e hijos que se inician en un arte marcial y que será una gran herencia que pueden darles en vida.

En el caso de los niños, las diferentes técnicas les ayudan a enfrentar problemas y resolver dudas además de que les aportan beneficios en diversas áreas de la vida y que abarcan los siguientes campos:

1.- Salud

La salud es el elemento básico de todas las clases de artes marciales, especialmente donde se involucran los niños porque realizan calentamientos con saltos de tijera y lagartijas, además los estiramientos son comunes, y los movimientos de las artes marciales  retan a los  músculos y al sistema cardiovascular, lo que les da una excelente condición física, flexibilidad y un cuerpo tonificado.

2.- Defensa Personal

La mayoría de las artes marciales usan la defensa personal como un pilar. Los métodos varían de una disciplina a otra disciplina, pero con la práctica regular los niños aprenden a defenderse por sí mismos de varias maneras, lo que aporta seguridad. Muchas escuelas de artes marciales también enseñan técnicas para que los niños eviten los problemas para evitar que sean víctimas o ejerzan el bullyng o acosos escolar. 

3.- Autodisciplina

Las artes marciales ayudan a inculcar concentración mental a los niños, dándoles la habilidad para concentrarse en una tarea y terminarla completamente. La disciplina que se enseña en una escuela seria y formal, concerniente a los uniformes, costumbres y técnicas se refleja en otras áreas de la vida, incluyendo la escuela y los quehaceres del hogar.

4.- Respeto

Las artes marciales inculcan respeto. Saltar, golpear, aventar y bloquear son secundarios, desde el momento en el que los niños entran a un espacio de artes marciales, deben hacerlo con respeto, se inculca un comportamiento para cada espacio. Los pequeños aprenden a respetar a sus maestros e instructores y lo demuestran con una reverencia, y esto pueden llevarlo en su mismo hogar donde se espera que haya respeto entre todos.

También aprenden a tratar a otros estudiantes como ellos quieren ser tratados en tanto los instructores muestran respeto e instruyen a sus alumnos a practicarlo con los padres, maestros y sus compañeros.

5.- Autoconfianza

Un niño que está involucrado en las artes marciales generalmente tiene confianza en sí mismo. Practicar un arte marcial le da a un niño objetivos claros a seguir los cuales son alcanzables.

El sentido de logro y alcanzar metas que siente un niño al dominar una nueva técnica, graduarse hacia otra cinta e ir a un torneo, lo sigue a todos lados y le aporta mayor auto confianza y fe en sí mismo para enfrentar riesgos.

 

 

 

Fuentes: http://goo.gl/noVjQj, http://www.guioteca.com/artes-marciales/ninos-en-las-artes-marciales-beneficios-para-su-mente-y-espiritu/, http://www.guiainfantil.com/1473/judo-para-ninos-beneficios.html

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here